Leishmaniosis canina: desde enero puedes vacunar a tu perro

La Leishmaniosis canina está causada por un parásito microscópico, que se transmite a los perros por la picadura de un insecto, la “mosca de la arena”, a menudo mal llamado mosquito. Este insecto está muy extendido y se encuentra habitualmente en diversos hábitats del sur de Europa. Los síntomas de la leishmaniosis canina no son siempre evidentes, pero los signos de alarma habituales son la fiebre, caída del pelo (sobre todo alrededor de los ojos), pérdida de peso, úlceras en la piel y crecimiento anormal de las uñas. Los órganos internos también pueden quedar afectados y, en algunos casos, causa anemia, artritis y una insuficiencia renal grave.

¡ La mejor protección es la prevención contra la leishmaniosis canina!

La enfermedad se está expandiendo desde las principales áreas de riesgo del sur de Europa hacia el norte. Se cree que esto se debe al cambio climático y al aumento del número de personas que viajan con sus perros.
El riesgo de leishmaniosis canina es el mismo para machos y hembras y puede afectar a todas las razas de perros. No obstante, hay algunas razas como el Bóxer, Cocker Spaniel, Rottweiler y Pastor Alemán que son más susceptibles al desarrollo de los síntomas. Los propietarios pueden reducir el riesgo de infección asegurándose que sus perros eviten el contacto con los flebotomos en los momentos en los que están más activos (desde el atardecer hasta el amanecer). Durante el invierno y con las frías temperaturas los flebotomos permanecen en estado de larvas y son inofensivos. La temporada de peligro comienza con el calor, normalmente a partir del mes de mayo, y finaliza con la llegada del frío.

La leishmaniosis canina es endémica en la mayor parte de los países de la cuenca mediterránea, por lo que resulta necesario extremar las medidas de prevención en los perros que vivan o viajen a estas zonas. Este mapa nos da una idea de la prevalencia de la enfermedad en las diferentes zonas de España.

Las zonas más cálidas son las que mantienen el riesgo durante mas meses al año. Podemos encontrar el insecto transmisor de la leishmaniosis canina siempre que la temperatura ambiental se mantenga por encima de los 18º de forma sostenida (día y noche). Durante estos periodos, las medidas que protegen frente al insecto transmisor son imprescindibles.

¡Pregunta a tu veterinario acerca de la vacuna para la leishmaniosis canina !

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres humano? *

3 ideas sobre “Leishmaniosis canina: desde enero puedes vacunar a tu perro”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies